Tarjetas personales elegantes

tarjetas personales elegantesLas tarjetas de visita han evolucionado. En la actualidad, sabemos que unas tarjetas personales elegantes son un elemento imprescindible en el mundo laboral y de los negocios. Tienen una gran importancia, ya que es la carta de presentación de su portador, además de ser la imagen de la empresa a la que representa.

A través de las tarjetas personales de presentación podemos crear y ofrecer una buena imagen de nuestro negocio y de nuestro valor profesional. Por eso es conveniente que el diseño de la tarjeta tenga relación con la actividad de la empresa, tanto los colores escogidos como la tipología.

Otro detalle a tener en cuenta es la máxima “renovarse o morir”. Por eso, cada cierto tiempo deberíamos pensar en actualizar nuestro diseño. No es necesario una reforma total de la imagen, simplemente un pequeño cambio en el tono de fondo o en el tamaño de las letras. Lo importante es mostrar que somos personas que evolucionan y se adaptan a los cambios y a las nuevas necesidades del mercado.

Cómo diseñar tarjetas personales elegantes

La elegancia es una característica muy importante en el mundo laboral. Es un concepto que va más allá del protocolo social, ya que transmite valores que a nivel subconscientes se interpretan como positivos. Por eso, unas tarjetas personales elegantes crearán en el cliente la sensación de que están eligiendo lo mejor.

tarjetas visita elegantesExisten tres pautas imprescindibles que debes seguir para conseguir un diseño elegante.

  1. La estética. Entendemos como estético algo bonito, que atrae y agrada a la vista. Los colores no deben ser estridentes, la distribución equilibrada, los trazos discretos y con los datos imprescindibles. La máxima menos es más, es la clave.
  2. La naturalidad. Un diseño moderado y sobrio nos presenta como una persona o una empresa fiable y transparente, que no se esconde tras logos llamativos. Anímate a usar la parte de atrás. A menudo se queda en blanco, cuando es un espacio que podemos aprovechar para imprimir nuestro logo en la parte central, o una frase que capte la atención.
  3. La distinción. Es lo que te hace destacar sobre los demás. Jugar con el tamaño y la forma puede ser un buen truco para diferenciarte del resto. Utiliza el humor si lo crees conveniente, aunque manteniendo el buen gusto. Está comprobado que recordamos mejor todo aquello que nos saca una sonrisa.

Crear tarjetas de visita elegantes

Published by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *